La Presidenta de la Asociación Nacional de Magistradas y Magistrados (ANMM), Soledad Piñeiro, se refirió esta mañana en radio Cooperativa a una eventual reforma del sistema de nombramientos a partir de los cuestionamientos que ha recibido el ministro Raúl Mera Muñoz tras su nominación por el Ejecutivo para integrar la Corte Suprema.

Soledad Piñeiro, Presidenta de la Asociación Nacional de Magistradas y Magistrados (ANMM).

La dirigenta, consultada sobre la reiteración de cuestionamientos a través de medios de prensa y redes sociales a la trayectoria de las y los postulantes a integrar el Máximo Tribunal, dijo que es “una situación que reafirma y levanta una vez más lo que hemos sostenido desde hace más de 2 décadas y que tiene que ver con la revisión del sistema de nombramientos; una problemática profunda que implica un cambio estructural del Poder Judicial no sólo en materia de nombramientos, sino que en otras como el sistema de responsabilidad o la carrera (de los jueces) “.

La discusión se centra ahora -expresó- en el diseño de un sistema en el que no sólo se escuchen las opiniones acerca de quienes postulan, sino que también “para establecer límites y formas; un sistema que debería ser objetivo, tender al mérito y las habilidades de las personas y sobre todo transparente -saber por qué se elige a una u otro- y debe tratarse por tanto de un órgano imparcial”.

Consultada sobre las características que debería reunir un “sistema imparcial”, la dirigenta señaló que si bien se trata efectivamente de un proceso con un componente político, hay una etapa previa “que tiene que ver con la selección de los integrantes de la quina por el mismo órgano -la Corte Suprema- que también revisa los fallos de los ministros; se ocupa de su carrera y la posibilidad de ser investigados disciplinariamente. Hay una concentración de poderes que impide precisamente la imparcialidad.”

La magistrada reconoce la existencia de la variable política introducida en la reforma constitucional de 1997 que dio origen al sistema actual en el que intervienen los 3 poderes del Estado, pero expresó que el desafío es “cómo incorporamos, transparentamos y controlamos el compomente político que pueda tener un nombramiento como éste”.

Luego fue requerida respecto de la existencia de los llamados “operadores judiciales” que, de acuerdo con antecedentes de los que dan cuenta diversas investigaciones periodísticas, coexistirían en el actual sistema de nombramientos, la Presidenta de la ANMM fue categórica en indicar que “el sistema, al tener las deficiencias que nosotros hemos señalado, es muy oscuro; y en un sistema oscuro, poco claro, sin reglas o con escasas reglas que sirvan para tomar decisiones, lo que permite es la existencia de estos gestores, que no están incluidos en el sistema ni debieran participar de él […] ahí es donde se debilita la independencia judicial.”

Por último, la dirigenta se refirió al funcionamiento de las Cortes de Apelaciones durante la pandemia, y señaló que la tramitación en segunda instancia es uno de los ámbitos del sistema de justicia que menos se ha visto afectado en comparación con las materias cuya naturaleza procedimental las ha enfrentado a una serie de dificultades de orden logístico como consecuencia de las medidas restrictivas de orden santiario vigentes durante el estado de excepción constitucional.

Cabe señalar que el viernes, la Asociación Nacional de Magistradas y Magistradas difundió una declaración pública en la que criticó duramente el tono del debate en torno a la nominación del ministro Raúl Mera, llamando nuevamente la atención sobre la necesidad de revisar el sistema de nombramiento de jueces y juezas en su conjunto.

Escuche el audio completo de la entrevista