La Presidenta de la Asociación Nacional de Magistradas y Magistrados (ANMM), Soledad Piñeiro, se refirió hoy a los efectos de la acusación constitucional promovida por un grupo de diputadas y diputados en contra de la ministra Silvana Donoso en entrevista con el programa Sin Tacos Ni Corbatas de radio Usach.

Escuchar entrevista completa

En conversación con los periodistas Daniela Figuera y Rodrigo Alcaíno, la dirigenta vinculó la acusación constitucional con la reforma pendiente del Poder Judicial de cara a un eventual proceso de redacción de una nueva Constitución al señalar que “creo que en este momento histórico de proceso constituyente es importante que volvamos a analizar y conceptualizar lo que es la independencia judicial”, al tiempo que indicó que “a partir de ello nos vamos a dar cuenta de que hay una serie de figuras dentro de la estructura del Poder Judicial que interfieren en la independencia judicial […] donde un juez va a resolver sin ningún tipo de presiones” prosiguió.

En relación con dicho principio, indicó que “la independencia judicial debe tener un contrapeso y ese es la responsabilidad de los jueces con distintas vías para perseguirla y una de ellas requiere el establecimiento de un debido proceso donde las partes puedas intervenir con posibilidad de recurrir”.

Consultada sobre el empleo del mecanismo de acusación constitucional para perseguir la responsabilidad de los jueces, la magistrada manifestó que “tenemos un sistema (de responsabilidad de los jueces) anacrónico aún más antiguo que el decreto de libertades condicionales que establece ciertas conductas sancionables que son absolutamente abiertas e incompletas de manera similar al notable abandono de deberes”.

“Tampoco tenemos un procedimiento determinado en la ley sino que en un Acta (de la Corte Suprema) ni un órgano independiente puesto que son nuestros propios “superiores jerárquicos” quienes investigan y sancionan que abre espacios para las presiones…”, prosiguió.

El periodista Rodrigo Alcaíno la requirió entonces consultándole si los jueces habían levantado antes las deficiencias que persisten en el sistema judicial, a lo que la dirigenta respondió que “llevamos unos 20 años levantando estos temas y no sólo lo relativo a la responsabilidad, sino que también a la carrera de jueces y juezas; las calificaciones y el sistema de nombramientos […] hace dos años iniciamos el proceso de modificaciones con el Ministerio de Justicia en materia de nombramientos que lamentablemente no se ha concretado en un proyecto de ley […] por eso es que el cambio constitucional nos puede abrir una puerta para abarcar todas esas materias…”.

Contenido y efectos

Finalmente, Piñeiro se refirió a la acusación constitucional en sí: “…ayer en las intervenciones se recoge la definición que debe dársele al concepto de notable abandono de deberes y que dice relación con la conducta propia de la función (y no de sus resoluciones)…”.

En cuanto a los efectos que la acusación podría tener, la magistrada terminó expresando que “…lo importante es ver qué va a pasar con las comisiones de libertades condicionales cuando se reúnan ahora en octubre y las eventuales presiones que puedan influir en sus decisiones […] donde el último perjudicado puede ser la persona respecto de quien se decide…”