Valiosa realización audiovisual aporta una inédita mirada histórica y será lanzada hoy a las 16.30 horas en actividad transmitida a través de la página facebook.com/iejchile.

por Verónica Neumann, periodista (Colaboración para la ANMM)

Justa Memoria es un documental cuya idea entiendo surge al interior de la Comisión de DDHH y Género de la ANMM. ¿Hace cuánto tiempo ronda esta idea? Y en virtud de qué hecho, anécdota, circunstancia, es que se instala en ustedes esta inquietud?

El documental Justa Memoria surge en el contexto de un proyecto que existe al interior de la Comisión de DDHH y Género de la ANMM desde el año 2013. Ese proyecto que no había logrado ejecutarse se creó con el fin de realizar una investigación destinada a recuperar la buena memoria histórica del Poder Judicial, rescatando la labor anónima de jueces y juezas que durante la dictadura trabajaron en defensa de los derechos humanos de los justiciables, de funcionarios del poder judicial cuyo testimonios son parte de nuestra memoria histórica. Finalmente creemos que esta pieza audiovisual es también un reconocimiento al trabajo que realizan en la actualidad asociadas y asociados en defensa de los Derechos Humanos.

– ¿Por qué estimaron que el formato audiovisual era el más adecuado para plasmar este trabajo testimonial? Podrían haber apostado por una publicación escrita, por ejemplo.

El proyecto inicial se planteó como objetivo traducir el resultado de la investigación realizada en una publicación con formato de libro y distribuirlo a las socias y socios; además, de utilizar los resultados de dicha investigación para rendir homenaje, en la forma de un premio, a magistradas y magistrados que con su trabajo contribuyeron a la defensa de los derechos Humanos en dictadura.Sin perjuicio, estuvo paralizada su ejecución durante estos años, existiendo como hitos el mismo año 2013 una declaración pública de nuestra Asociación de reconocimiento de la inactividad del Poder Judicial durante la dictadura, emplazando a la Corte Suprema a lo mismo y en el año 2019, una lectura poética más un requerimiento a la autoridad judicial y al poder ejecutivo para implementar medidas de mejoras para las investigaciones pendientes por las violaciones de DDHH durante la dictadura. Este año, 2020, se pensó en un proyecto de ejecución más inmediata que un libro (sin perjuicio de continuar con la investigación en profundidad que pueda eventualmente concluir con un texto escrito a futuro) y que además pudiese convocar interés en la participación de quienes pudiesen entregar su testimonio contribuyendo al registro histórico.

– ¿ Cuál es la motivación esencial para haber realizado este documento?

Contribuir a la memoria histórica es un asunto de derechos humanos, en especial cuando se trata de contribuir a la garantía de no repetición como parte del contenido de la obligación de reparación que tienen los Estados frente al Derecho Internacional de Derechos Humanos cuando ha incurrido en violaciones de éstos, como es lo ocurrido durante la dictadura en Chile.

La motivación también está relacionada con concretar los objetivos para los cuales fue creada la Comisión de DDHH y Género, esto es, transversalizar los Derechos Humanos y, especialmente, el enfoque de género en el accionar del Poder Judicial, tanto en su estructura y funcionamiento orgánico, como en las relaciones laborales, en la aplicación del Derecho y en el acceso a la justicia. En el documental hay una serie de testimonios, no necesariamente de jueces sino en general de funcionarios, de trabajadores del poder judicial.

– ¿Cuál fue el criterio aplicado para seleccionar los testimonios?

El criterio inicial fue recopilar testimonios de juezas y jueces que contribuyen en la protección de los DDHH en dictadura, o que hicieran referencia a familiares fallecidos, pero también nos dimos cuenta de la importancia de relevar la existencia de víctimas dentro del mismo Poder Judicial.

Quisimos conocer sus historias, y cómo eventualmente esta experiencia traumática tuvo incidencia en formar parte del Poder Judicial para aportar con su visión de una mejor administración de justicia en pro de los derechos humanos. En este punto pasó a ser parte de este material un funcionario judicial, hijo de una de las personas asesinadas y cuyo cuerpo fue encontrado en los hornos de Lonquén; el de una jueza hija de abogados defensores de derechos humanos, detenidos en dictadura, siendo su madre torturada estando embarazada de ella; el de la hija del juez gracias al cual se logra encontrar una de las fosas de Pisagua, y el de una jueza, ya jubilada, que estuvo a cargo de constituirse en los hornos de Lonquén y cumplir con las primeras diligencias de investigación en las que se encuentra la entrega de los cuerpos al Servicio Médico Legal.

– ¿Cuánto tiempo se invirtió en esta realización audiovisual? El documental propiamente tal se hizo con rapidez.

Una vez que se aprobó en reunión de Comisión de DDHH y Género de 1 de agosto del presente año, dando su aprobación al mismo el Directorio Nacional de ANMM unos días después, antes del 11 de agosto ya habíamos definido las personas a entrevistar y confirmado su participación. La ejecución y grabación de las entrevistas, por razones de la pandemia se realizaron mediante plataforma zoom.

De la misma manera la composición de la música y su interpretación musical es inédita y de creación de un colectivo de jueces y juezas integrantes de la Comisión. Sin perjuicio, la edición y trabajo artístico del documental es de creación de Simón Poblete Tapia, realizador audiovisual y músico compositor, de tal manera que todo el contenido artístico es de su creación.

– Este lunes 28 de septiembre 2020 en un acto por video conferencia darán a conocer el documental y lo harán en el marco de un debate o foro en el que intervienen una serie de personas de distintas profesiones. El acceso es libre para quienes deseen asistir a esta presentación. ¿Existirá la posibilidad de interactuar con el público que siga la emisión?

Se transmitirá mediante Facebook live de la página del Instituto de Estudios Judiciales – IEJ- , así que es de libre acceso por esa vía (facebook.com/iejchile/live), y además quedará grabado y, por lo tanto, disponible para ser visto después en la misma plataforma o desde youtube del mismo Instituto. Ese día sólo se transmitirá un extracto del documental, debido a que su extensión bordea los 60 minutos. Sin perjuicio éste quedará disponible en plataformas digitales que ese mismo día se informaran (ANMM y Museo de la Memoria)

– Este material será donado por la Asociación Nacional de Magistradas y Magistrados que preside la jueza María Soledad Piñeiro, al Museo de la Memoria y los Derechos Humanos cuyo Director es Francisco Estévez ¿Por qué se estimó conveniente hacer la donación de esta pieza audiovisual?

Esta donación nos parece valiosa para el registro histórico y además porque se encuentra dentro del objetivos que tiene el museo y considerando que sus plataformas digitales permiten acceso a de mayor masividad que los nuestros, esta alianza nos resulta a todos virtuosa. La idea es llegar a un mayor número de personas y que no quede sólo limitado a integrantes del Poder Judicial, siendo esto una forma también de darle mayor realce al reconocimiento que acá se hace de aquellos “héroes anónimos”.

– ¿A quiénes va dirigido este documental?

Está dirigido a todo público, es de contenido sencillo y emotivo y que además permite conocer historias inéditas contadas por sus propios protagonistas y cuyos entrevistadores se instalan también desde el rol de querer ser un aporte al respeto de los Derechos Humanos en su función, por lo que está cubierto de empatía y admiración.

– ¿Cómo describiría y calificaría su experiencia personal en este trabajo desde su rol de jueza de familia y dirigenta gremial?

Ha sido una experiencia individual y colectiva muy enriquecedora, es conectarse con el lado humano de nuestra función, de reconocer, replantearse y reafirmar las razones para ingresar al Poder Judicial; pero también de reforzar los lazos con quienes formamos parte de la Comisión y las convicciones que nos llevan a integrar este equipo y a motivarnos a seguir trabajando para un mundo donde quepan todos los mundos.

A través de un convenio de donación, la ANMM hará entrega este lunes 28 del material audiovisual a la Fundación Museo de la Memoria y de los Derechos Humanos con fines de preservación física, de catalogación y de exhibición. Suscribirán el convenio que estipula esta donación María Soledad Piñeiro, Presidenta de la Asociación Nacional de Magistradas y Magistrados (ANMM) y Francisco Estévez, Director Ejecutivo del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos.

La donación de la ANMM podrá ser utilizada para exposiciones virtuales de multimedia, en los siguientes formatos, sin que esta nómina sea excluyente:

– Páginas Web del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos o de la Fundación Colecciones de la Memoria y de los derechos Humanos.- Biblioteca digital del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos.

– Presentación de trabajos realizados por el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos fuera de sus instalaciones y presentaciones itinerantes, siempre bajo el rótulo explícito del Museo como organizador y gestor principal de la actividad en cuestión.También esta donación autoriza al Museo a reproducir la obra donada en cualquier soporte que permita su comunicación, difusión y la obtención de copias de toda o de parte de ella para fines de exhibición, de conservación, de educación, de puesta a disposición de usuarios, toda sin finalidad de lucro o enriquecimiento, cuidando los derechos morales (paternidad, identidad e integridad) de la obra en cada exhibición del museo o de terceros.