Ante las inaceptables acciones de coacción y puesta en riesgo de la  integridad  física y psíquica de la fiscal del Ministerio Público Ximena Chong  Campusano y la de su familia, declaramos lo siguiente:

1.- Repudiamos toda amenaza, hostigamiento y maltrato dirigido a interferir en el desarrollo de la función del Ministerio Público, valorando la labor que como organismo les ha sido asignada como uno de los pilares esenciales de la institucionalidad creada para la persecución penal en un escenario de protección de derechos de todos los involucrados.

2.- En un estado democrático de derecho, corresponde a la autoridad procurar todos los medios para la íntegra protección de los funcionarios públicos, fortaleciendo la autonomía e independencia de las instituciones que constituyen el sistema de justicia.

3.- Juezas y jueces no hemos estado exentos de este tipo de ataques, los que hemos denunciado y rechazado en su oportunidad.  En esta ocasión lamentamos las imputaciones efectuadas al juez Jaime Fuica que no hacen sino crear un ambiente de odiosidad,  que en nada aporta a la sana y necesaria discusión sobre las diferencias.

4.- Llamamos a las autoridades a no naturalizar este tipo de acciones adoptando las medidas generales y particulares que permitan eliminarlas.

5.- Hoy más que nunca la reflexión y el respeto deben orientar nuestras acciones, aún estamos a tiempo para terminar con este tipo de situaciones que debilitan la democracia.

Santiago, 8 de octubre de 2020.-