• Juezas componen el 60% del Escalafón Primario del Poder Judicial.
  • Nueva denominación social responde a una petición de la Comisión de Derechos Humanos y Género del gremio efectuada a mediados de marzo.

Como “Asociación Nacional de Magistradas y Magistrados” será conocida a partir de ahora la organización gremial fundada en 1968 que agrupa a quienes pertenecen al Escalafón Primario del Poder Judicial chileno cuya denominación social coincidía hasta hoy con aquella que sólo consideraba la voz masculina e invisibilizaba por tanto a más de la mitad de quienes ejercen la función jurisdiccional actualmente.

Desde la institución consideran que el paso es histórico y se ha dado en el período que cumple la primera mujer elegida democráticamente como Presidenta -la ministra y actual Presidenta de la Corte de Apelaciones de Valdivia, María Soledad Piñeiro- luego de que el gremio cumpliera a su vez sus primeros cincuenta años de vida el año 2018. Pese a que en el plano formal está supeditada a una eventual reforma estatutaria, la decisión en lo social es coincidente con la política de igualdad de género que la organización ha promovido en los últimos años.

Todo partió con una petición elevada por la Comisión de Derechos Humanos y Género de la ANMM que fue abordada por el Directorio en su reunión del 20 de marzo pasado y luego llevada a la Junta Nacional -con presencia de representantes de las asociaciones regionales- de fines de abril, a la que sucedió una consulta a las bases, antecedentes que vistos en la reunión de ayer derivaron en el unánime acuerdo de cambio de uso social del nombre.

En la presentación que fundamentó la solicitud se señala que “las Magistradas que integramos esta Asociación formamos parte además de los espacios de poder, algunas lideramos diversas regionales, otras integramos el Directorio nacional, y entendemos que el lenguaje además de ser una forma de comunicación, es una herramienta política, por lo que estimamos debe ser usada para relevar la realidad numérica y política que hoy nos conforma”.

Consultada tras la reunión, la Presidenta del gremio manifestó estar muy satisfecha con el acuerdo y sus efectos: “Este cambio ayudará a superar en parte la invisibilidad a la que ha contribuido el uso de un lenguaje que excluía hasta ahora a la mayoría de las integrantes del escalafón, en un momento en el que la pandemia ha revelado la multiplicidad de tareas y roles cuyo cumplimiento se exige a la mujer en un contexto de permanente presión, y el trabajo es una de muchas dimensiones en las que la lucha por la igualdad ha sido compleja”.

Finalmente, la dirigenta explicó que el cambio será gradual en los soportes físicos e imagen institucional de la organización.