Ver presentación completa ante la Comisión de Sistemas de Justicia

El pasado martes, representantes del gremio que agrupa a casi el 70% de jueces y juezas del Poder Judicial chileno expusieron durante media hora ante la Comisión de Sistemas de Justicia de la Convención Constitucional avalados por 30 años de trabajo sostenido promoviendo cambios en el diseño institucional que sostiene el ejercicio de la función jurisdiccional. Entre aplausos y la mirada atenta de quienes repletaban al mediodía la sala del ex Congreso Nacional, revisamos aquí los puntos altos de un histórico día que terminaría con la presentación del documento “Jurisdicción y Nueva Constitución”.

Habían llegado media hora antes a la otrora sede capitalina del Poder Legislativo sabiendo contarían con sólo 10 minutos para sintetizar cientos de páginas escritas desde que la independencia interna –cuya cara principal es la pretendida imparcialidad de quien juzga como garantía para las personas- comenzara a hacerse visible desde el retorno de la democracia como una cuestión cada vez más apremiante para las nuevas generaciones de juezas y jueces.

“Tenemos un problema” partió diciendo el Presidente de la Asociación Nacional de Magistradas y Magistrados (ANMM), Mauricio Olave con una certera descripción de cómo la actual jerarquía y verticalidad de las relaciones impactan al interior de la judicatura entre jueces “superiores y subalternos”.

Le siguió la Vicepresidenta, Verónica Vymazal, con una panorámica de las bases fundantes sobre las que debiera sustentarse constitucionalmente la función, y así fueron alternándose hasta el final, en que las preguntas de las y los convencionales se sucedieron contra el reloj bajo la conducción del constitucionalista Cristián Viera.

Principios

1) Sujeción del juez al derecho, con el fin de circunscribir la función jurisdiccional al respeto de las reglas que el ordenamiento crea conforme lo prescrito por la Constitución;

2) Imparcialidad, como garantía básica de la jurisdicción respetuosa del debido proceso;

3) Paridad en el acceso a los cargos de jueces y juezas;

4) Inamovilidad de jueces y juezas mientras dure su buen comportamiento, acompañada de un robusto sistema de responsabilidad administrativa;

5) Intangibilidad de las remuneraciones de jueces y juezas, para impedir que éstas queden expuestas a caprichos, arbitrariedades o extorsiones por parte del poder político;

6) Independencia externa e interna en el ejercicio de la función jurisdiccional como condición esencial para su realización.

Retomó Olave recordando la redacción del artículo 82 de la Constitución que le otorga a la Corte Suprema -y por su intermedio a las Cortes de Apelaciones- y la necesidad de que la judicatura se caracterice por unas relaciones en su interior libres de todo atisbo de jerarquía, como prescribe la Constitución italiana y el propio mensaje del proyecto de ley enviado en abril pasado por el Ejecutivo.

Enseguida citó las críticas que el Sistema Interamericano de Derechos Humanos, tanto la Comisión como la Corte, han efectuado a Chile por mantener un diseño institucional que no favorece la existencia del juez imparcial como derecho fundamental, en línea con diversos instrumentos del derecho internacional.

“El cambio que proponemos, si bien copernicano para Chile, en la mirada comparada ajusta nuestro país a la mejor experiencia internacional en torno a la estructura judicial” señaló el dirigente.

Prosiguió relevando la necesidad de eliminar por lo derecho el artículo 82° para entregar tales las facultades a uno o más órganos de rango constitucional, con autonomía, paridad de género y composición mixta entre miembros no judiciales y jueces, proponiendo que estos últimos primen elegidos/as periódicamente por sus pares a objeto de evitar que se repliquen las prácticas actuales.

Finalmente, pidió a la Convención que de directrices claras al legislador en materia de nombramientos, proceso que en opinión del gremio debiera fundarse en el mérito, en la transparencia y publicidad del mismo y en la paridad de acceso para hombres y mujeres a los diferentes cargos judiciales.

Lo propio hizo en cuanto al sistema de responsabilidad de juezas y jueces los jueces y las juezas, que para el dirigente basarse en un justo y racional procedimiento administrativo, “debiendo el legislador establecer con claridad las conductas funcionarias prohibidas para los jueces y juezas y sanciones proporcionales a las faltas cometidas”, expresó Olave.

Terminada la primera parte, la sesión dio lugar a las preguntas de la Comisión, cuyos principales pasajes destacamos a continuación:

Justicia y pueblos originarios, convencional Natividad Llanquileo

“Creemos que la justicia ancestral y el reconocimiento en una nueva Constitución de un sistema plurinacional debe ser respetuoso del Convenio 169 que establece tal reconocimiento. No consideramos que esto expropie nuestras facultades”. (V. Vymazal)

Pronunciamientos internacionales, convencional Christian Viera

“En 2017 esta asociación concurrió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y explicó cómo el diseño institucional jerarquizado afecta la independencia interna […]. Esto es anómalo y no pasa en ninguna otra parte del mundo”. (M. Olave)

Edad de jubilación e inamovilidad, convencional Christian Viera

“Lo importante para nosotros es la garantía de inamovilidad mientras dure el buen comportamiento, con la contraparte de un fuerte sistema de control administrativo y siempre pensando en que todos los jueces somos responsables de las resoluciones que adoptamos y así debiera quedar en la Constitución”. (M. Olave)

Nombramientos, convencional Ruggero Cozzi

“El sistema actual de selección no es transparente y las resoluciones no son fundadas […]. Debe establecer criterios objetivos de selección pasados en mérito, capacidad, integridad e imparcialidad y la manera de controlar esto es a través de un sistema transparente de selección y motivado en las resoluciones de este órgano que debe estar separado del Poder Ejecutivo y de las cúpulas del mismo sistema de la judicatura”. (V. Vymazal)

Despolitización y equilibrios, convencional Manuela Royo

“Hay que equilibrar (el órgano de gobierno judicial) porque si Ud. tiene demasiada intervención política, coopta el aparato. Tenemos la posibilidad porque hay 122 modelos y podemos mirar el mejor ejemplo y nosotros estamos dispuestos a colaborar para buscar un buen diseño que equilibre ambas cosas”. (M. Olave)

Abogados integrantes, Convencional Manuela Royo

“En cuanto a la eliminación de los abogados integrantes; lo hemos dicho siempre; no es primera vez. Hoy no se justifica. Nadie sabe cómo se nombran, no hay capacitación, toman decisiones sin responsabilidad, etcétera”. (M. Olave)

Plurinacionalidad, Convencional Manuela Royo

“Tiene que ver con la forma en que se decida la integración de este órgano, que puede tener un componente plurinacional de acuerdo al territorio y eso es una decisión que corresponde al Constituyente al momento de regular este órgano”. (V. Vymazal)

Jerarquía y carrera, Convencional Mauricio Daza

“Para nosotros lo lógico sería que los jueces sean como dice el artículo 107 de la Constitución italiana, para que la cultura desancle la jerarquía que está tan marcada entre nosotros. Hemos promovido entonces la eliminación de la carrera y que los jueces ganen una remuneración más o menos acorde con la función […], pero nunca en clave jerárquica”. (M. Olave)

Control difuso, Convencional Andrés Cruz

“Estamos preparados para resolver los conflictos entre personas y tutelar derechos fundamentales en el sistema que Uds. decidan. Tendremos que cambiar la cultura pero lo vamos a hacer. Estos jueces tenemos hace 35 años un Instituto (de Estudios Judiciales), mucho antes de que se creara la Academia Judicial. Si el desafío es ese, lo haremos”. (M. Olave)

Autonomía financiera, Hugo Gutiérrez

“En cuanto a la autonomía financiera, esta asociación nunca ha tenido una postura. Lo que nos interesa por ahora es desanclar la administración del sistema judicial de cómo está hoy día. Es muy riesgoso para la democracia y para el sistema judicial que la ingente cantidad de recursos que maneja el sistema judicial esté a cargo de cinco ministros de la Corte Suprema”. (M. Olave)

Elección popular, Hugo Gutiérrez

“Nosotros no tenemos opinión sobre aquello, pero sí nos preocupa que termine en un mal venido populismo y tengamos una dificultad en ese sentido”. (M. Olave)